La grip espanyola. Una pandèmia de fa més de cent anys (II)

Joan March, que ha estudiat la grip del 1918 a les Illes Balears assenyala que moriren 1890 persones, 450 d’elles a Palma. Hi va haver pobles, com a Vilafranca, que no tingueren cap cas per la decidida actuació del metge del poble, Guillem Joan Galmés Sastre, “es metge vell”,  que feu encendre fogueres a cada barriada del poble amb la idea que el fum aturàs la transmissió aèria del virus.

Lluís Fàbregas, al llibre Ca Nostra, explica que “Transcurría la primera decena de octubre de 1917. Los primeros focos aparecieron en algunos pueblos del interior. Los galenos decían que era un ‘trancazo’ maligno. En el transcurso de pocas semanas hizo su aparición en nuestra muy querida ciudad. La alarma fue de espanto pues las defunciones eran continuadas y siempre en aumento. Los medicamentos comenzaron a escasear y la gente, asustadísima ante la impotenciano sabía como poder atacar al virus que en cuanto se aferraba sobre uno podía considerarse un caso perdido irremisiblemente. La guadaña de la Muerte se había enseñoreado de tal manera, que ni la misma clase médica sabía que hacer para abortar aquel maldito engendro. Impotentes ante la calamidad, y visto que el pueblo nada podía hacer con los galenos, ni corto ni perezoso se airó en contra de las autoridades municipales, pues ciertamente las medidas que se tomaron eran tan suaves, tan leves, que no conseguían atajar la marcha rapidísima de la infección y la invasión era terrible. De la alarma vino el pánico”.

Imatge del virus de la grip capturada de la pàgina web del Ministerio de Ciencia e Innovación.

Deixa un comentari

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada